Está todo muy rico

Esta semana he vivido varios episodios en los que se encuestaba a clientes sobre sus gustos y preferencias. Cada vez que hablo de este tema recuerdo un capítulo de Redes en el que un científico explicaba que la gente miente, de forma inconsciente, en las encuestas. Y yo sonrío y recuerdo esta historia.

Hace un tiempo un hombre decidió visitar a un viejo amigo. Sabía que había iniciado un negocio recientemente, un bar, y le pareció una buena excusa para retomar el contacto. Cuando le encontró su amigo se alegró mucho, pasaron un buen rato poniéndose al día.

Tras la euforia del reencuentro llegó un momento de intimidad y el amigo le confesó que el bar estaba yendo bastante peor de lo que esperaba. No tenían demasiados clientes y los que eran más frecuentes consumían poco. El hombre intentó ayudarle indagando en el origen del problema:

  • ¿Qué es lo que quieres que consuman los clientes?
  • Tengo unos champis muy ricos y también los sandwiches
  • ¿Cómo sabes que están ricos?
  • Las primeras semanas estuvimos promocionándolos, con las consumiciones dimos a probar a la mayoría de los clientes. Todos nos decían que estaban muy ricos
  • ¿Y cuántos repitieron?
  • Uhm!, ahora que lo dices creo que ninguno
  • ¿Puedo probar uno?
  • Por supuesto

Y le dió a probar un champiñón y un sandwich. En ambos casos estaban ricos pero el sabor era muy picante, tenía una salsa muy especiada. Se podía comer uno entero, pedir otro era excesivo para el paladar.

  • ¿De dónde es el cocinero? – le preguntó
  • Indio, lleva poco tiempo aquí pero en la India trabajó en varios bares, tiene mucha experiencia. Lo conocí en el último viaje que hice a la India, nos hicimos amigos y se vino conmigo.
  • Creo que tu negocio está a punto de despegar. Vuestro paladar está acostumbrado al picante, el de aquí no. Rebaja ese nivel de picante y seguro que son un éxito. A partir de ahora fíjate en la gente, en lo que te compra, en sus caras, etc.

La gente a veces tiene miedo, vergüenza u otras emociones que le llevan a enmascarar la verdad. Fíate más de cómo la gente se comporta que de lo que la gente te diga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en actitud, cuentos, liderazgo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s